En mi casa los mayores tenían tres aficiones; la pintura, el piano y la fotografía también con su variante de cine familiar. Yo de pequeño me decanté por la fotografía, esto de encuadrar y medir la luz, entenderla, apretar el disparador de la cámara y luego ir al cuarto oscuro a revelar y positivar era apasionante y mágico.

Más adelante cogí la cámara de 8m/m pero esto es otro tema.